11.9.17

Uno de los orígenes de la ansiedad proviene de cultivar la fantasía de que todo es posible, porque construir algo con esa expectativa es muy difícil. Pensar que podríamos estar donde quisiéramos y conseguir lo que nos venga en ganas es la oferta del capitalismo, un esquema sin lugar para la angustia. Entonces cuando alguien se propone ciertos objetivos y no los alcanza, siente tristeza por fallarle a ese modelo, cuando lo cierto es que la angustia también aparece para preservarnos de la fantasía de lograr la felicidad permanente. Hay un arte que se administra con la misma economía del capitalismo, que necesita alimentar ese modelo de pertenencia y exclusión. En cambio el sujeto está donde puede no responder, ser desobediente, volverse agrimensor del deseo propio. Decir hasta acá, de acá para allá, esto sí y esto no. Porque en algún momento decimos no es esto, no es aquello, no es lo otro. Entonces ¿qué es? Bueno, no es nada y es todo eso, sin ninguna garantía.  

0 observaciones :

Publicar un comentario

muchas gracias.