7.8.17

Lizy Tagliani recordó en el programa de Mirtha Legrand su adolescencia trans, al padre encerrándose a llorar cada vez que ella salía y el hostigamiento por travestirse. Contó que para desanimar esa violencia se vistió y se maquilló aún más provocativamente. La imagen que inspiraba degradación en algunos, extremada la volvía poderosa. Algo así es la imagen. Lacan se pregunta que es un cuadro y asume que es un artefacto para deponer la mirada. Deponer en el sentido de bajar los brazos, de sometimiento. Kant confía en la experiencia que podemos obtener de ellas, mientras tanto seguimos muy precisamente sin saber nada. Al final de la entrevista, Lizy revela que su padre no lloraba de vergüenza, lloraba de miedo. Temía por la vida de su hijo que, vestido de mujer, desafiaba los fantasmas del padre.

1 observaciones :

Publicar un comentario

muchas gracias.