18.11.16

EL 14 de octubre, dos participantes de reality shows argentinos celebraron una falsa boda. Es decir, se realizó el acontecimiento pero sin la inscripción legal del matrimonio. ¿Qué hay de falso en el deseo de celebrar un matrimonio? Diríamos que no exista un precedente, una memoria de relación. Nosotros sabemos que las imágenes proyectadas de un recuerdo son apenas un reflejo imperceptible de aquello que deseamos recordar. Si el destino del recuerdo es degradarse, la verdad estaría en el presente, de manera que no existiría original de esta boda apócrifa. Platón le atribuye propiedades infernales a la copia por pervertir la idea original, por falta de ser, pero se puede ser muchas cosas. Juana Repetto luego de su inseminación artificial, expone un modelo de familia que en su estatuto monoparental -y siguiendo la lógica anterior- constituye quizás una falsa familia. Ahora bien, ese establecimiento de la verdad es por lo menos confuso. Lacan asegura que la relación sexual no existe, indicando que durante el coito uno esta solo con su propio goce. En ese orden, masturbarse sería una relación sexual y la cópula una imitación de apareamiento, una falsa relación sexual. Todo esto no tiene mayor importancia, posiblemente esta falsa boda incomode únicamente a quienes invirtieron en una relación antes de casarse.

0 observaciones :

Publicar un comentario

muchas gracias.