25.7.15

Los invito a sostener una conversación que dure toda la vida

Le explicó porque le gustan los hombres robustos, masculinos recordando a su padre quitándose la camisa para castigarlo con el torso cubierto de pelo, desapareciendo en el cuarto de atrás con la joven que ayudaba a la madre en los quehaceres de la casa, y a su madre acusando al padre de acostarse con las empleadas. Recuerda todo eso y después nada más. Es decir, elige retener a su padre de esa forma y luego casi en el presente a su madre moribunda “viviendo excesivamente” dice, algo que a él le resulta una sobrevida. No sabe porque su padre se quitaba la camisa para castigarlo, presume ahora que para no transpirar la ropa. Quiere recordar qué hacía con la camisa, donde la ponía cuando se la sacaba y no se acuerda. Le llaman la atención sobre lo anterior, su pregunta “donde la ponía cuando se la sacaba”. Vacila y se lleva las manos al costado del cuello. Retoma su recuerdo siendo muchacho, cruzando un descampado para volver a su casa, una persona que lo ataca violentamente para robarle. Vuelve a su casa lastimado y el padre asocia su desventura con un episodio sexual. Le dice que haga lo que quiera pero que no ponga en riesgo su vida. Asume que ese gesto de cuidado es un permiso de su padre y que poner tantas veces su vida en peligro sea la manera que encuentra de resucitar a su padre.

0 observaciones :

Publicar un comentario

muchas gracias.