19.9.13

Los miserables.


En 1995 Susan Boyle se presenta en “My kind of People”, canta, y el conductor la ridiculiza. Boyle sigue su canción hasta el final como si supiera. En 2009 sube al escenario de Britain's Got Talent y todas las personas presentes, jurados y público, se burlan. Susan no es linda, no es joven, no es políticamente correcta refiriéndose a sí misma “tengo 47 años y nunca fui besada por un hombre”. La misma edad que su madre cuando Susan nace de un parto difícil, sin oxígeno y más tarde es diagnosticada con dificultades en el aprendizaje. “Susan no alcanzará mucho así que no espere nada de ella.”, recomiendan a su madre. Durante las primeras estrofas de "I Dreamed a Dream" la audiencia se queda en silencio, llora y finalmente ovaciona de pie. El jurado descifra el acontecimiento y los productores también, elevando a Susan hasta lo imposible. Finaliza el certamen en segundo lugar, pero consigue contrato para un disco que supera en la preventa de Amazon a Beyonce y Lady Gaga hasta ser el disco más vendido de 2009. Boyle no resiste el estímulo, enferma y la internan. Se recupera pero no del todo. Le ofrecen vivir en Malibú pero su gata esta grande y no la quiere hacer pasar por un viaje de 11 horas, así que no acepta. En un episodio de “Black Mirror”, la jueza de un reality de talentos le dice a la participante “tenemos demasiadas voces bonitas, necesitamos más estrellas porno”. La productora de cine para adultos Kick Ass Films le ofrece a Boyle un millón de dólares a cambio de perder su virginidad en el rodaje de una película pornográfica. En enero de 2010, Susan Boyle colapsa y mientras baila y canta obscenidades, limpia los zapatos de los demás pasajeros en el aeropuerto de Londres gritando “me escapé, me escapé”. En 2012, a punto de empezar la gira que la devuelve a la escena, desespera en un Burger King de Londres. “Sólo quiero irme a casa", le pide a su agente. El sueño de Boyle es la pesadilla claustrofóbica de su psiquismo exhausto. En agosto de 2012, se presenta a Britain's Got Talent Jonathan Antoine, y la atención se vuelve hacia el muchacho de 17 años con sobrepeso y aspecto andrógino que renueva la receta de humillación y esplendor. Para entonces Susan Boyle es la millonaria de Blackburn -su pueblo natal de 5000 habitantes- donde canta Karaoke los sábados. Le dice al The Daily Telegraph: “Claro que me gustaría tener a alguien a mí lado, pero tendría que ser muy especial. No permitiré que ningún hombre me diga lo que tengo que hacer.”




2 observaciones :

Jose dijo...

Brillante

Losing my head dijo...

Me encanto, especialmente el cierre.

Publicar un comentario

muchas gracias.