13.6.13

Pasaron cinco años y tantas otras cosas que mi cara y mi cuerpo parecen el mapa de una geografía extraña.

Cada vez que asisto a un velatorio atiborrado de gente, pienso en cómo sería el mío. Me pregunto si tanta asistencia responde a la calidad de persona que fuiste en vida. Fantaseo con la cantidad de dolor proporcional que correspondería a mi ausencia. Tengo miedo de morir solo, o de no haberle importado a nadie. Yo sé que todos morimos solos pero no me importa, pensar en estas cosas me ayuda a escapar de la tristeza y confundirla en la auto compasión. 

3 observaciones :

Síndrome Coleccionista dijo...

Puedes adivinar quien puede sentir dolor. Son los que ahora en tu PRESENTE te quieren.
Siempre dije que las flores me las regalen en vida, no cuando no las pueda disfrutar.

David Nahon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Nahon dijo...

me pedí un turno para un tatuaje que diga "HOY"

Publicar un comentario

muchas gracias.