23.9.12

Se escribe sobre arena como si se tratase de cemento fresco, pero se borra con el codo de un bostezo.


En el estudio de la economía clásica, Robinson Crusoe es utilizado para instruir acerca de la producción y la elección del consumidor en ausencia de comercio y de mercado. En ese entorno, Crusoe administra el tiempo entre producción y ocio. Su ejemplo ilustra la pregunta cómo determinar un valor en aquello que tiene precio pero no quien lo compre.
En una ciudad mediana, apática hacia inquietudes tan burguesas y snob como otras pero sin mercado para el arte, las obras  tampoco tienen precio. Se aprecian sí, pero entre un reducido conjunto que casi es el mismo que las produce.
Esta es la greda en la que se modela el ánimo creador -fijando su destino de indigencia- no de contenido si por su destino infortunado. Una obra depreciada se empequeñece porque el fin no justifica los medios pero los construye. Producir un automóvil, una fornitura  o una pieza de arte cuesta dinero, en billetes, tiempo o cualquier otra transformación que se le parezca. El medio no está a la mitad sino al principio de cualquier haber prosaico o retórico. Una idea también cuesta dinero y vale en lo mismo, y esta es una noticia hasta para la mayoría de los peritos artistas. El trueque y el obsequio son validos para la circulación pero construye colecciones, no mercados.
Hay un trabajo de ser artista. Una labor que tiene que ver con mirar el mundo. Otros también, ser médico, por ej. Distintos modo de mirar al mundo a partir de resolver necesidades ajenas y propias en un mismo acto. De alguna manera todos los trabajos lo son, exceptuado que un artista no tiene vacaciones: lleva puestos permanentes  los anteojos de ver a través del oficio.
Hay carteles, uno que dice "cuidado tensión", eso es en la calle. También hay películas para ver, hay muchas cosas para hacer y sentirse bien. Por eso:
Aviso a todos: 
Hacer piezas de arte no es lo más entretenido del mundo, ni siquiera es entretenido. 
La mayoría de las veces el proceso es amargo y solitario. Nunca sabes cómo va a funcionar aquello en el mundo  fuera de vos. Aun siendo saludable que así sea. El arte es un puente que podes cruzar mientras crees que el puente existe, en el preciso instante que la duda es más grande que la certeza, el puente desaparece y te encontras en el medio del agua, empapado, preguntándote como llegaste hasta ahí si lo único que estabas haciendo era tratar de ser vos mismo.

Para nosotros los artistas, el único camino posible es el de la invención: poder ficcionar sin necesidad de atravesarlo todo. Sin embargo, hace un tiempo que los diarios adolescentes vencieron sus candorosos candados y se transformaron en algo parecido a una manera de hacer, a un modo de representar esa hiperestesia que lo invadió todo. Y eso que se “siente”, esa vibración, aturde en alguna pieza de arte. Un modo reality de transmitir cada parte del transcurso sin evitarnos nada. 

2 observaciones :

preta dijo...

hola david!
me encanto el blog.

una vez escuche una canción de lennon que decía que dios es solo un concepto, como asi tmb lo es el amor etc
Lei tu blog y me conecto al toque con el tema.

abrazo de gol

David Nahon dijo...

creo que todas las cosas del mundo son ideas, luego de eso son materializaciones de esas ideas. saludos preta!

Publicar un comentario

muchas gracias.