15.7.11

Irupe

Morotí y Pitá se amaban entrañablemente. Él era fuerte y valiente, ella dulce y hermosa.
Un día, mientras paseaban por la orilla del Paraná, Morotí arrojó al agua su brazalete para que Pitá lo rescatara. Así el indio se lanzó al agua pero nunca emergió. Morotí también se sumergió buscando el cuerpo de su amado. Luego de varias horas ninguno de los dos apareció, pero al amanecer vieron los indios flotar sobre las aguas una flor extraña, en la que el hechicero reconoció a la bella Morotí en los pétalos blancos y al intrépido Pitá en los rojos. En adelante, la llamaríamos la flor del Irupe.


2 observaciones :

ana dijo...

hermoso

let dijo...

conocía la historia de la flor de Irupé, pero la había olvidado por ahí.

Publicar un comentario

muchas gracias.