4.5.11

Parece una foto encontrada en la biblioteca de otro

Escribir ubica la tristeza en otro plano, la deposita distinto. Da vueltas el reloj de arena y donde había un desierto ahora es cielo y se cae encima. “no soy de los psicoanalistas que habitan el hago lo que puedo” -dice- y mientras ocupo como puedo este espacio: vivo en menos del 10% que era mío y sin embargo no falta nada.
Hice justicia en el movimiento y me gusta.
Acá se vive como dentro de un ascensor sin límite de peso ni capacidad mínima, máximo algunas personas y todo con olor a encierro. Parece una foto encontrada en la biblioteca de otro: dice algo pero no sentís nada.

0 observaciones :

Publicar un comentario

muchas gracias.