12.8.10

Un asesinato o algo terrible.

Durante la conversación, entre otras cosas, conto que cuando estudiaba anatomía pidió huesos en el cementerio, y no se los habían dado limpios. Me dijo que con oxígeno se limpian se les quitan los pelitos y restos de piel. Finalmente nunca uso los huesos, quedaron en la bolsa en el lavadero. Cuando pensó en tirarla la madre le dijo era una locura sacar restos humanos a la basura, podrían acusarlo de asesinato o algo terrible, que alguien podría abrir las bolsas de basura y sería un desastre. Después nos explicó para que servía cada uno de los huesos de la cabeza.

El amigo que comía con nosotros tenía un hermano recién trasplantado, decía que estaba a punto de donarle su riñón pero que justo llamaron del hospital para decirle que ya había localizado una donante. Nos contó que cuando aparece el órgano, hacen una lista de cinco personas que necesitan trasplante, las convocan y les hacen chequeos de compatibilidad. Si el primero no puede recibir el órgano, pasan al segundo y así. Contaron que en la morgue de la plata hay unos piletones llenos de cabezas, otros llenos de brazos, todos en formol. Que el olor a formol no se te va nunca más. Otra chica conto que pidió una cabeza en el cementerio y la trajo en una caja todo el viaje de colectivo. Se la ofreció a otro chico que recién empezaba la carrera, pero el chico le dijo que no, que gracias, que ya tenía una.

4 observaciones :

tanto amor empalaga dijo...

genio te mandé mail! ya entró el libro a imprenta!
kissssss-

David Nahon dijo...

que groso, estoy en el futuro, tengo el libro en la mano!

Germán. dijo...

Buenísimo este David.

David Nahon dijo...

gracias german

Publicar un comentario

muchas gracias.