11.8.10

las cosas del mundo nos vuelven tristes.

Creo que naturalmente somos felices, pero las pantallas de la vida nos van gastando navecitas y aprendemos a tolerar más tristeza de la que pensábamos que podía existir. Tenemos remedios naturales para la tristeza: el arte, por ejemplo, o el amor -alivio universal a los tristes. Vivimos con más cosas de las que necesitamos y menos de las que deseamos tener.

6 observaciones :

bruno cazzola dijo...

El problema es como lograr que el amor y el arte no pasen por ortopedia y se transformen en nuestra verdadera homeopatía no?

David Nahon dijo...

son ortopedia, sin dudas. pero "son" tambien en si mismas no? es como darle una silla de ruedas a quien le sale una ampolla en el pie.
saludos bruno

Caro dijo...

el arte no corrige o ni evita la tristeza, te ayuda a soltarla a que se haga más liviana a resignificarla

David Nahon dijo...

en el mejor de los casos. otras veces es un motivo mas de angustia.
saludos caro

Lorena dijo...

De un momento para otro me enamoré y me di cuenta que en ese estado se me suspende por largos períodos la tristeza.. Qué egoista ¿no?
Bella reflexión la tuya. Love it!

David Nahon dijo...

gracias lorena, saludos!

Publicar un comentario

muchas gracias.